Periodista de trayectoria internacional expone su trabajo a universitarios

  • Jueves 16 de Mayo de 2019 | 08:21am

Redacción: Alvaro Carbajal periodista de la Unidad de Comunicaciones

Gervasio Sánchez es fotoperiodista, corresponsal de guerra y periodista español con más de 40 años de experiencia profesional, su carrera la inició en América Latina, en su haber posee la cobertura periodística de guerras a nivel mundial, posee una gran experiencia a nivel internacional, premios, sus trabajos se caracterizan por su seguimiento en la posguerra.

                Gervasio Sánchez ofreció un conversatorio Volver al lugar de los hechos 25 años después, con estudiantes de periodismo en la Universidad de El Salvador (UES). La actividad se desarrolló el martes 14 de mayo de 2019 en la sala de conferencias del edificio Alejandro Dagoberto Marroquín.

                Sánchez, en concordancia con la temática, recordó que conoció El Salvador en 1984 cuando los padres (de los estudiantes de periodismo) eran unos niños y sus abuelos muy jóvenes, son 35 años conociendo este país en años muy distintos a los actuales, durante la guerra civil y asistir al país en esas condiciones eran situaciones muy duras en Centro América y en aquellos tiempo los periodistas nos íbamos a descansar a México.

                El periodista español también recuerda que en aquella época en Sur América hay otro país donde no pasaba nada, porque en Chile, Perú, Argentina, en Uruguay, Paraguay habían dictaduras, incluso en Ecuador había una guerrilla y el único país donde no pasaba nada igual que en México, era Venezuela.

                Y agregó que Venezuela siempre ha sido un país muy corrupto, de hecho la llegada de Chávez al poder en 1999 fue porque la gente estaba harta de la corrupción de los partidos tradicionales del país suramericano.

                Sánchez en su recuento de su experiencia profesional, contó que en 1989 después de finalizado el conflicto salvadoreño le ofrecieron hacer en Venezuela un reportaje muy curioso Por qué las mises venezolanas ganaban los premios universales de belleza y lo que debía conseguir era que si las mises venezolanas se hacían cirugía estéticas y que era verdad todas se hacen cirugías.

                Las dos experiencias periodísticas, la de El Salvador y Venezuela le sirvió a Sánchez para realizar una análisis comparativo de cómo todo cambió, México y Venezuela son dos países muy conflictivos y ahora los demás países son más tranquilos a su manera.

                El comunicador social, de manera coloquial, contó su vida de estudiante universitario y dijo que se la pasó de “puta madre”, pues se la pasó con estudiantes de carreras técnicas en Barcelona, que se la pasaban todo el día estudiando, en cambio él se iba al cine, a conciertos de rock de Roliing stones, a Bob Marley, pero hacía algo importante: leer y debatir mucho e interpretaba lo que leía, siempre he sido como Santo Tomás yo si no toco algo no me lo creo.

                Contó que de hecho su paso por Centro América en 1984 era porque leía mucho lo que pasaba en la región, además cuando terminó la Universidad en octubre de 1979, hacía apenas tres meses que los sandinistas habían llegado al poder en Nicaragua, hacía cuatro meses que se había producido la revolución de Jomeini en Irán, estaba a punto de la invasión soviética en Afganistán y estaba a punto de comenzar la guerra civil en El Salvador.

                Reflexionó que había leído tanto de Centro América que habían cosas que no se las creía, le parecía imposible que hubiera alguien que pudiera masacrar a bebes, mujeres embarazadas, violar a menores de edad, no me podía creer que un país pequeñín que cabe en una provincia española hubiera un desmadre alucinante, para lo cual mencionó las zonas más conflictivas de aquella época en El Salvador.

                Sánchez invitó a los estudiantes de periodismo a tener una actitud más crítica puesto que el periodismo es tan importante para la sociedad como las ciencias de la salud y la educación una sociedad sin buena salud y sin educación es una sociedad fracasada, pero una sociedad sin buen periodismo es todavía peor, porque los ciudadanos son muy fáciles de manipular.

                 Para el periodista en El Salvador hay muy mal periodismo igual que en España, allá hay un periodismo de mierda por eso es que están muy manipulados los ciudadanos y no estoy hablando de los periodistas, me refiero a las empresas periodísticas actuando en clara relación con los poderes facticos, políticos y económicos.

                Sobre las empresas periodísticas en El Salvador apenas hay un par de medios entre ellas El Faro, un medio que nació hace 21 años y ha dado grandes lecciones de dignidad en este país, pero el periodismo en general es una mierda auténtica y cuando los periodistas maltratan a las personas a las que retratan y a las personas con las que hablan se están maltratando así mismo.

                Gervasio Sánchez sostiene que cuando se encuentra a un periodista sensacionalista, que en El Salvador hay muchos, les cuestiona, te gustaría que a ti te trataran de igual forma que a una víctima, que retrataran a un familiar tuyo violada, que te sacaran en un primer plano de tu hermano asesinado, por eso debes tratar a la gente con el respeto que se merece.

                Estima que una de las claves por las cuales que él como periodista ha llegado donde se encuentra, es que donde ha trabajado en zonas de mayor conflicto, siempre ha tratado a las personas con dignidad y el respeto que se merecen que es una fórmula de humanidad, tratar a las personas como yo quisiera que me tratases si yo fuera la persona moribunda, desplazada, refugiada, violada, golpeada, amputada.

                Y les dio un concejo: Si vas a hacer periodismo de mierda, mejor busca otra alternativa laboral, es casi mejor trabajar en un supermercado de cajero que hacer un periodismo de mierda, a hacer basura periodística, a veces las responsabilidades son muy grandes, y a veces uno tiene que comer, por eso es mejor trabajar en un supermercado que comer haciendo basura.

                Más adelante, acotó que los periodistas son periodistas desde la cuna hasta la tumba y quizás todos vivan 100 años, por lo cual no deben correr, si están obsesionados por ganar premios y cuando he sido jurado, no doy premios a menores de 30 años, para evitar que ese premio le joda la vida a un periodista, le haga creer que es el mejor.

                Sostiene que a los jóvenes hay que darles becas y el estudiante trae una respuesta a esa beca, mejorando su trabajo, la clave del oficio de periodista, es trabajar, trabajar y trabajar, y evidentemente tener una conducta ética.

                Gervasio Sánchez reprodujo en la pantalla varios de sus trabajos periodísticos que realizó en El Salvador, Sarajevo, Los Balcanes, contó anécdotas  que se derivaron de algunos de ellos, porque para él siempre es importante volver al sitio donde hubo un conflicto armado y saber qué pasó con los protagonistas.

                El conversatorio Volver al lugar de los hechos 25 años después se desarrolló en el marco de la novena edición del Foro Centroamericano de Periodismo, que organiza el periódico digital “El Faro” y la actividad se realizó en coordinación con el Departamento de Periodismo de la UES.