Universitarios participan en conversatorio sobre Libertad de Expresión

  • Viernes 13 de Abril de 2018 | 02:35pm

Universitarios participan en conversatorio sobre Libertad de Expresión

Redacción: Alvaro Carbajal periodista de la Unidad de Comunicaciones

Fotografías: Roberto Galindo

El Dr. Adelino Braz, profesor y doctor en Filosofía de la Universidad de la Sorbona y Director del Instituto Francés para América Central (IFAC) dictó la conferencia La libertad de expresión ¿Una cuestión de palabras?, la actividad se llevó a cabo en el auditórium No. 4 de la Facultad de Ciencias y Humanidades el 12 de abril del corriente año.

                Braz inició su conferencia con una pregunta ¿por qué tenemos que reflexionar sobre la libertad de expresión si este es un derecho?,  y responde porque se habla de un derecho que es fundamental, que es la libertad, que está en la constitución y que ni siquiera debería sugerir algún debate sobre este tema.

                Sostiene que cuando una persona se expresa tiende a decir dos cosas, uno estoy ejerciendo mi derecho cuando hablo y cuando digo lo que yo quiero; dos, puedo en ese marco expresar lo que me dé la gana, y agrega que la persona que no tiene la libertad de expresarse es una persona alienada, porque no puede decir lo que piensa y no puede ejercer su libertad como derecho constitucional.

                Para Braz, limitarse al planteamiento anterior no hay debate sobre la libertad de expresión porque es evidente y lo contrario es una alienación y los ciudadanos que viven en una sociedad democrática no pueden vivir alienados, porque los que viven alienados son los que viven en el marco de una dictadura.

                Plantea tres grandes problemas, el primero si es verdad que el individuo al expresarse ejerce su libertad, que en este caso es un derecho fundamental y pregunta ¿será porque un individuo tiene derecho a expresarse, tiene derecho a decir todo lo que quiera, a insultar, a herir, a provocar a la gente, a decir las cosas que afecta la dignidad del ser humano, entonces ahí el problema cambia  significa:  es cierto soy libre cuando hablo, pero esa libertad me lleva a decir cosas que no tengo derecho de decir.

                El segundo problema que plantea Braz es la lingüística, qué significa libre, será que cuando yo digo soy libre hay libertad individual y libertad colectiva y hace referencia los planteamientos de Kant en su libro Hacia la paz perfecta en la cual dice que hay dos usos de la razón que no hay que confundir, el primero es el uso de la razón privada, aquí uno puede decir lo que quiere y el segundo es la razón pública aquí, tal vez la manera de cómo hablo y lo qué hable no debe ser lo mismo.

                El tercer problema que aparece es que cuando se habla de libertad es un concepto  polisémico, el cual los filósofos han trabajado mucho y se encuentra con varias definiciones que no coinciden unas con las otras, y luego se viene el libre albedrío que es una libertad que es la facultad de elegir, por qué, como soy independiente hago lo que quiero y un tercer grado de libertad es la autonomía que significa seguir su propia ley, lo cual para algunos filósofos es el grado más alto de la libertad, aquí significa que el ser autónomo, usted hace uso de la razón, es el ser que actúa libremente pero de manera racional.

                Prosigue, cuando se habla de libertad de expresión de qué tipo de libertad se habla y esto tiene que ver con la libertad de prensa ¿Será que los periodistas pueden decir todo lo que quieran?, si una persona dice todo es tolerable, entonces la intolerancia no tiene sentido y cita a Fédor Dostoevskij si todo está permitido no hay ninguna limitación.

                A partir de lo cual plantea Braz es que existe una limitación más allá de la cual no se puede ir es que la libertad puede participar entonces a una verdadera discusión en la sociedad civil, eso quiere decir que las limitaciones son aquellas que permiten entendimientos, y es por el hecho que la libertad va estar confrontada con la limitación es cuando adquiere un verdadero sentido.

                Plantea que la libertad es algo muy sencillo, para que podamos vivir juntos en una sociedad, si no considero que mi libertad solo puede ir hasta el límite donde es conciliable con la libertad del otro, entonces no podemos vivir juntos, esto es muy importante porque para reflexionar qué es la libertad de expresión se tiene que tomar en cuenta dos cosas: uno de qué libertad estamos hablando; y dos que si los seres humanos tienen la convicción de vivir juntos, cómo entonces pensamos esa libertad de expresión para que cada uno sea digno cuando se exprese pero que esa libertad sea conciliable entre todos.

                Y sugiere que la libertad de expresión es un principio universal expresado por el derecho y es un derecho que está escrito en la constitución y existes tres marcos que defiende la libertad y la libertad de expresión: el primero es la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano escritas en 1789 en Francia y dice en su artículo 4: La libertad consiste en hacer todo lo que se pueda hacer sin afectar al otro.

Prosigue que en esa declaración de 1789 en su artículo 11 dice: La libre comunicación de los pensamientos y las opiniones es uno de los derechos más importantes del hombre, lo cual significa que es un derecho fundamental e inalienable.

Braz también se refirió a la laicidad de los Estados y explicó que muchas veces se piensa que una sociedad laica es una sociedad antirreligiosa  o ateo, lo cual es totalmente falso, y corrige que una sociedad laica es aquella en la cual el Estado no defiende ninguna religión y es el Estado el que permite la libertad de culto y la libertad de conciencia y que cada individuo tiene derecho a tener las creencias o a no tenerlas.

  El doctor en filosofía preguntó ¿Quién nos garantiza que las personas hacen un uso racional y autónomo de su propia libertad?, porque de manera inmediata los seres humanos consideran que son completamente libres cuando no está confrontado a ninguna limitación y a ninguna barrera, hace lo que quiere y esa es la libertad como libre albedrío y esa se llama la libertad con independencia; Pero quien nos garantiza que esa libertad puede ser conciliable con la libertad.

Volvió al planteamiento inicial, cuando una persona hace o actúa de manera completamente independiente será que está ejerciendo o no la libertad en su sentido más noble y responde el uso más noble de la libertad es cuando se ejerce como autonomía, una persona es completamente libre cuando actúo bajo el uso de mi propia razón.

Braz planteó un ejemplo, cuando existe un debate entre dos personas cuales son las condiciones para que ese debate sea constructivo: uno usted debe estar en condiciones de escuchar al otro; dos, usted debe ser capaz de argumentar sus posiciones de manera racional; y tres, usted tiene que tener un sentido crítico, no solamente de lo que dice en otro si no de los que usted está diciendo.

Y plantea otro ejemplo: cuando uno está confrontado con otra persona, y la persona sabe que no tiene razón y sin embargo no lo reconoce, entonces aquí el diálogo es imposible y este es un ejemplo sencillo entre libertad con independencia, aquí el diálogo y la sociedad civil son imposible.                     

                Sostiene que este es otro punto que es importante, si se considera la libertad de expresión como se considera en otros países, la intención es que estamos entendiendo todos lo mismo, si por ejemplo estamos en un Estado religioso, la libertad de expresión se concibe lo mismo como en un estado laico, la respuesta es no, entonces como conciliar eso, como concebir la libertad de expresión más allá de las diferencias culturales.

                Braz sugiere que es aquí donde es importante tener referencias universales y hace referencia al filósofo alemán Kant que decía: el buen uso del pensamiento, para hacer buen uso del pensamiento usted tiene que ser capaz de pensar por sí mismo, tienen que pesar usando su propia razón y tres tiene que pensar de manera que lo que usted piensa es la manera de cual a lo que usted llegue sea válido para todos los seres humanos.

                Y regresa al problema que planteó al principio: tenemos que pensar que la libertad de expresión es la libertad absoluta? O será que la libertad de expresión no admite ninguna limitación? O al contrario, la libertad de expresión solo tiene sentido cuando está confrontada a la limitación? Y es aquí donde se llega a la palabra griega de la palabra límite.

                La palabra griega límite no significa únicamente una barrera, una frontera o una limitación; significa la limitación a partir de la cual algo empieza a nacer, quiere decir algo empieza a existir; entonces es cuando la libertad de expresión tiene sentido y concluye la libertad de expresión tiene sentido cuando usted pone un límite a las cosas más allá de las cuales usted nunca irá, usted no se puede valer de su libertad de expresión para incitar al odio, a crímenes contra la humanidad, esto es intolerable, es entonces es cuando la tolerancia y la libertad adquiere sentido.

                Porque sólo  una libertad de expresión que permite a los individuos de pensar por sí mismos, escuchando al otro y cuya libertad se ejerce sin afectar la libertad del otro, es entonces que se considera que la libertad de expresión puede ser el núcleo fundamental para cualquier sociedad civil y es en ese marco que se debe reflexionar qué es el derecho a la palabra  es un derecho  que se adquiere siempre y cuando el uso de la palabra respeta los derechos del otro y es en ese marco que la libertad de expresión puede generar una sociedad civil que es capaz de mirar su propia historia, su propia verdad, que es capaz de resolver las dificultades que tienen los unos con los otros para llegar a ser una sociedad más tolerante y más justa, y esa sociedad solo es posible si ustedes consideran que la libertad de expresión es una herramienta fundamental para reconciliar a los individuos.                       

La conferencia de Braz fue organizado por la Facultad de Ciencias y Humanidades en coordinación con el Instituto Francés para América Central y la Embajada de Francia. Al evento fueron invitados estudiantes de las Licenciaturas en Periodismo y Filosofía.